Aceite Macerado de Hipérico, una planta con historia.

Un poco de historia

El solsticio de verano es un día especial, es el día más largo del año que merece de fiestas, rituales o cultos según cada cultura. Para los antiguos pueblos germánicos el hipérico (Hypericum perforatum), o flor se San Juan, era muy importante en la celebración de éste día, ya que su flor amarilla y abierta se comparaba con el sol y se le consideraba como planta portadora de luz. Pero más alla de rituales, los griegos y el romanos Galinus y Plenius, respectivamente (1493–1541 DC), ya habian nombrado los beneficios de esta planta (1). Para beneficiarnos de sus propiedades, se puede preparar un macerado de Hipérico como veremos a continuación.

La planta del Hipérico

Hypericum perforatum es una planta que se suele encontrar al borde de carreteras y caminos. Pertenece a la familia botánica de las hipericáceas, sus raíces son leñosas pardo amarillentas y un poco ramificadas. Sus tallos erectos son rojizos y pueden medir de 50 a 80 cm. Las flores son de color amarillo oro con corolas  de cinco pétalos y están llenas de minúsculas bolsas secretoras.

Su nombre perforatum se refiere a la multitud de agujeritos que tienen sus hojas debido a las glándulas de aceite existentes en las mismas.

Macerado de Hipérico

Con la flor de hipérico podemos preparar un macerado en aceite vegetal. Algunos lo preparan en aceite de almendras o aceite de girasol. A mí me gusta macerarla en aceite de oliva por ser un estupendo  hidratante natural  que ayuda a potenciar la hidratación de la piel y a combatir la sequedad.

Recogida de la flor

Se tiene por costumbre coger flores de hipérico el día de San Juan, porque en esa fecha la planta alcanza la mayor concentración de propiedades que los humanos han aprovechado desde años atrás para fines terapéuticos. Sin embargo, es importante ir observando a la flor ya que cada año la intensidad de luz y lluvia varían y por ejemplo este año (2020) la he recogido casi una semana antes, ya que si esperaba al 24 me iba a encontrar a la flor pocha y secándose.

Al recolectar la flor es importante tener cuidado en hacerlo en algún sitio poco transitado para evitar contaminación y lejos de algún campo que hayan podido sulfatar. Para reconocer la planta puedes coger una hoja y observar a contraluz los puntitos blancos que la característizan. Coge solo lo que necesitas, agradece a la planta por lo que te está brindando, y déjale flores para respetar su ciclo reproductor y volver a verla el próximo año.

Preparando el macerado

Preparando macerado de hipérico

Se recomienda dejar en reposo a la planta entre 24 máximo 48 horas antes de ponerlas a macerar. De este modo pierde un poco de humedad y se conservará mejor el macerado. Por otro lado, al dejarla reposar, les das tiempo  a los pequeños insectos que estaban dentro de ella a salir de la planta y no formar parte de tu macerado.

Después cortas con cuidado las flores con un poco de hojas y las vas colocando dentro de un frasco transparente de cristal. Una vez tengas el frasco hasta ¾ partes con flores, puedes terminar de llenarlo con el aceite vegetal que hayas elegido. El aceite debe cubrir las flores.

Lo cierras y lo dejas durante 40 días al sol y serena. Esto significa que se debe dejar que le llegue la luz del día y de la noche pero que no le dé el sol directo. Te recomiendo mover el frasco todos los días de arriba abajo e ir observando cómo  va cambiando de color. Irás viendo que el aceite se vuelve de color rojizo, esto es por la hypericina, una sustancia presente en los estambres de la planta, que se conoce por sus efectos antiinflamatorios y antidepresivos (para casos moderados)

Filtrando y envasando

Al pasar los 40 días, el macerado tendrá un color rojo fuerte. Para filtrarlo se puede colocar una tela o una gaza en la boca de un bote de cristal opaco. La planta quedará sobre la tela o gaza y el aceite caerá dentro del bote.

Para una mejor conservación y evitar que el aceite se enrancie, puedes añadirle vitamina E.

También puedes añadirle aceites esenciales según el uso que decidas darle a  tu macerado. Te dejo algunas sugerencias.

Para la piel: Lavanda, incienso.

Para los músculos: Gaulteria, Menta.

Para el estado de ánimo: Naranja, Lavanda.

Propiedades del Hipérico

La planta de Hypericum perforatum es una de las plantas más usadas desde la antiguedad y muy estudiada a nivel científico por sus propiedades medicinales y su potencial terapéutico (2), demostrándose sus propiedades analgésicas, antibacteriales, antivirales, anti-inflamatorias (3), por ser un regenerador cutáneo y ayudar con la depresión. Este tema se sale del objetivo de este artículo, pero ya estoy preparando otro donde hago una síntesis de todas las propiedades que se han demostrado a nivel científico.

¿Cómo utilizarlo?

Puedes usar tu macerado sobre tu piel para hidratarla, para aliviar dolores musculares, para una mejor cicatrización después de una cirugía o simplemente para cuidar y mimar de ti y devolver la elasticidad a tu piel.

CUIDADO: ten cuidado con el SOL, esta planta es fotosensible, así que mejor dejar pasar unas 24 horas para evitar manchar tu piel si la vas as aplicar en zonas expuestas al sol.

Espero que te haya sido de utilidad, pronto estaré publicando más cositas.

Si quieres seguir recibiendo mas árticulos sobre aromaterapia, plantas medicinales o Reiki completa el siguiente formulario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *